| DIRECCIÓN: Vicuña Mackenna 9705, Oficina G, Santiago | TELÉFONOS: (02) 26992087 / (09) 64320510 |
El divorcio y los hijos

El divorcio y los hijos

Constantemente estamos recibiendo parejas que buscan la mediación al momento de la separación.

Absolutamente complejo resulta el tema hijos.

 

Dejamos un extracto del libro “Psychological repercussions of parental divorce on child”, donde el autor relata su propia experiencia.

 

Ser hijo de padres separados, me afectó, pero no dejamos de ser familia.

Nunca supe si viví en medio de mentiras, donde mis padres decian amarse, pero en la interna no era verdad. Creo que tuvieron la, que se yo, madurez, suficiente para separarse y seguir con sus vidas por separado. Ellos no volvieron nunca, pese a que después de un largo tiempo pudieron hablarse sin rabia o rencor. Es así que fui hijo de padres separados, y aunque me dolió por mucho tiempo la separación (porque solo un hijo de padres separado sabe lo que duele que tu papá se vaya de la casa), luego el tiempo (maldito tiempo) se encarga de acostumbrarte a verlo menos que a tu mamá. Dolió también cuando mi mamá encontró “otro amor”, no estuvo exento de problemas pero nuevamente, adivinen qué… el tiempo se encargó.

Lo menos malo de todo esto (porque no podemos decir que hubo algo bueno), es que mis papas entendieron que no por estar separados dejamos de ser familia, y que no era necesario estar juntos para “darle una familia a los niños”. Vi sufrir mucho a mi papá, estuvo mal por un periodo considerable, a mi mamá no la vi (creo que lloraba en silencio, con ese instinto tan de mamá de no afectar a sus hijos por nada, menos por ella).

Lo menos malo de todo esto (porque no podemos decir que hubo algo bueno), es que mis papas entendieron que no por estar separados dejamos de ser familia, tanto es así, que después de muchos años, cuando mi papá enfermó mal por un cáncer, mi mamá lo recibió en su casa (con su nuevo amor – terminaron siendo casi amigos, si algo muy raro), y mi padre murió bajo el mismo techo que vivió mi mama y su “nuevo amor”.

Yo sufrí – Mucho – la separación de mis padres, fueron años de pensar el porqué, hasta que de a poco fue pasando el dolor y la rabia, aprendí a quererlos a ambos por separado y los perdoné. Y la verdad es que me hubiera costado mucho mas, si ellos hubieran fingido ser felices, y yo luego del tiempo hubiera descubierto que siempre, uno o el otro, me estuvo mintiendo, solo “para darle una familia a los niños”, no podría haber aseveración mas errada.

 

 

Fuente:

“Psychological repercussions of parental divorce on child”. Vangyseghem y Appelboom, 2004 Rev. Med. Brux. 2004 Oct;25(5):442-8.

Cerrar menú